martes, 24 de junio de 2014

Derechos y deberes de los cónyuges

Derechos y deberes de los cónyuges
En el Código Civil se recogen unos derechos y deberes que los cónyuges, una vez contraído matrimonio, deben cumplir recíprocamente. Bien es cierto que estos deberes, aunque imperativos, tienen un contenido puramente ético y no se establecen modos para exigir su cumplimiento del mismo modo que si existe alguna vulneración no se prevén sanciones más allá de la separación o disolución del matrimonio.

Los derechos y deberes recogidos en el artículo 67 y 68 del Código Civil, entre otros, son los siguientes:

Deber de actuar en interés de la familia. Este deber comprende que los cónyuges de manera recíproca deben informarse y ello se debe manifestar tanto en la gestión de los asuntos comunes como en los particulares.

Deber de ayuda mutua. En razón de este deber los cónyuges deben otorgarse ayuda en función de las posibilidades y necesidades de cada uno. Este aspecto es de gran importancia para el sostenimiento de la familia pues de él deriva la contribución de los miembros del matrimonio al levantamiento de las cargas familiares.

Deber de convivencia. Doctrinalmente el matrimonio es una comunidad de vida que conlleva lecho, techo y mesa. Se presume legalmente y tal presunción cesa cuando se extingue el matrimonio.

sábado, 14 de junio de 2014

Acciones de filiación

Acciones de filiación
En el caso de que se plantee la necesidad de que se produzca la declaración o negación de la filiación a través de un pronunciamiento judicial se prevén las acciones de reclamación o impugnación de filiación.

La Ley de Enjuiciamiento Civil establece un proceso especial para los casos de filiación, paternidad y maternidad que guarda similitudes con los procedimientos en relación con los asuntos sobre capacidad, matrimonios y menores.

 Las acciones de filiación serán afirmativas en el caso de que su objetivo sea un pronunciamiento del juez sobre la existencia de una filiación que no existía hasta el momento o bien declarándola válida, si estaba en duda. Por otro lado serán negativas si se pretende la impugnación de una filiación determinada oficialmente o dar validez a una declaración que establece la no filiación. En ocasiones, estas acciones pueden plantearse de modo conjunto a través de una acción mixta.

Estas acciones están directamente ligadas a la personalidad y por ello se reservan a los protagonistas, son indisponibles sin que quepa la posibilidad de renuncia, allanamiento o transacción sobre las mismas.

Como se ha dicho hay alguna especialidad en el procedimiento por este carácter particular, por ejemplo, la intervención del Ministerio Fiscal.